El cuarzo es el mineral más abundante de la corteza terrestre. Se le conoce como la piedra del poder, esto se debe a que cada tipo de cuarzo tiene propiedades místicas.

Durante mucho tiempo se creyó que el cristal de cuarzo en realidad se trataba de hielo o agua petrificados, por lo que se utilizaba en rituales para atraer la lluvia.

En los misterios Eulisinos se utilizaba para encender el fuego sagrado, haciendo pasar un rayo de luz a través de el, lo cual provocaba que la madera ardiese.

Las varas rituales de los indios norteamericanos solían tener en la punta un cristal de cuarzo. Los cheroquis, que sabían el poder que portaba el cristal, lo solían envolver en piel de venado cuando no lo usaban, así permanecería su energía intacta ajena a la energía exterior. De cuando en cuando solían “alimentar” a la piedra con sangre de ciervo, así restaurarían su energía. Para los chamanes, el chaman es el cristal y el cristal es el chaman, no existe diferencia entre ambos, por ello lo usan amenudo en rituales mágicos.

Drusa de cuarzo blanco

Se la considera como «la piedra universal» porque puede usarse para diferentes objetivos y finalidades. El cuarzo absorbe la energía del cosmos, la almacena y la amplifica, algo que contribuye a canalizar la energía universal mediante un transmisor: nosotros mismos. También es una piedra que contribuye a mejorar la calidad de nuestro cerebro fomentando que pensemos más debido a la inyección energética a la que nos sometemos cuando llevamos esta piedra.

Por estos motivos, el cuarzo es una de las piedras idóneas para hacer meditaciones puesto que ayuda a la concentración, a la resolución de problemas y al equilibrio energético de ti misma en el mundo. Para conseguir potenciar al máximo los beneficios de los cuarzos es importante que los lleves cerca del cuerpo, de esta manera, el cristal se energizará contigo; las mejores maneras de hacerlo es luciendo collares, pulseras o anillos con esta piedra preciosa.

Es el sanador y amplificador de energía más poderoso del planeta, absorbe, almacena, libera y regula la energía y es excelente para desbloquearla. Lleva la energía al estado más perfecto posible.
Espiritualmente eleva la energía al nivel más elevado posible y opera a todos los niveles del ser. Usado en meditación, el cuarzo filtra de las distracciones y, a nivel mental, favorece la concentración y activa la memoria.
A nivel curativo, el cuarzo es un maestro sanador y puede usarse para cualquier dolencia a la vez que armoniza todos los chakras del cuerpo.

El cristal de cuarzo, tiene un uso muy popular, ya que se puede utilizar para curar, alterar la conciencia y en la magia, por lo que ha armonizado perfectamente con el espíritu de la Nueva Era. Se cree de sus propiedades que permite canalizar y activar cualquier energía, además de armonizar el nivel vibratorio de la persona.

Es muy conocido por sus propiedades para estimular el psiquismo. 

Llevar una punta de cristal de cuarzo engarzada en plata, al cuello, aumentará el psiquismo, colocada bajo la almohada provocará impulsos psíquicos en forma de sueño y asegurará un sueño tranquilo.

Nos ayuda a atraer los favores del mundo espiritual, sobre todo si se utiliza como ofrenda.

Puede usarse para casi cualquier dolencia. Estimula el sistema inmunitario y equilibra el cuerpo. Es excelente para aliviar quemaduras. Armoniza todos los chakras y aliena los cuerpos sutiles. Alivia jaquecas y dolores mentales. Se sostiene en la mano para aliviar la fiebre. en la medicina chamánica, los cristales se frotan sobre la parte enferma para aliviar la enfermedad. A su vez se deja sobre la parte dolorida del cuerpo para re-equilibrar las condiciones corporales y desterrar el bloqueo de energías que, según algunos sanadores, es el causante de muchas enfermedades.

Fuentes:

https://artes.uncomo.com/articulo/cuales-son-los-tipos-de-cuarzo-y-sus-beneficios-17707.html

https://piedrasygemas.wordpress.com/